sábado, 14 de julio de 2018

Manzanares 14/07/2018


La tradicional corrida de toros de la localidad manchega de Manzanares ha tenido un resultado exitoso en esta edición gracias al buen encierro de Castillejo de Huebra. La bondad de los toros de encaste  Murube ha permitido a Curro Díaz, Álvaro Lorenzo y Jesus Enrique Colombo expresar sus conceptos individuales y dar un buen espectáculo para el público asistente. El festejo finalizó con la salida a hombros de las tres espadas junto al mayoral de la ganadería después de que se cortó un total de 7 orejas y se dio la vuelta al ruedo al  4º toro de la tarde, un animal que mostró sus excelentes cualidades en la muleta de Curro Díaz. En fin, una clara demostración de que los Murubes merecen un sitio en las corridas de a pie y no sólo los festejos de rejones. 

Abrió cartel el torero de Linares que fue aplaudido al terminar el paseíllo como reconocimiento a su triunfo en la corrida del año pasado. Le tocó en suerte un toro que se quedaba muy cortó en los primeros lances de capa y se acostaba mucho. Brindó Curro Díaz al cirujano de la plaza y comenzó los primeros pases en los que el toro mostró cierta violencia. Pese a la falta de clase del animal y su tendencia de buscar la querencia, Curro si fue capaz de pegar algunos muletazos suaves por la diestra. El toro se rajó un poco al final pero mató bien y cortó su primer trofeo. El cuarto bis ya mostró de salida su gran calidad, permitiendo a Curro gustarse en una soberbia media verónica. Brindó al público y comenzó la faena con torería. Este toro si le permitió estar a gusto, toreó con temple y ligazón, bajando la mano y llevando suavemente las embestidas del Murube en los vuelos.  Tampoco faltaron sus típicos detalles toreras, incluso preparó el toro para la estocada con gusto. Una estocada defectuosa y un golpe de descabello acabaron con la res que fue premiado con la vuelta al ruedo. El presidente concedió dos orejas sin pensarlo. 

El diestro toledano Alvaro Lorenzo también tuvo una buena tarde, aunque el mal uso del acero le impidió cortar trofeo al primero de su lote. El segundo de la tarde mostró de salida su falta de fuerza, evidenciando desde los primeros momentos de la lidia su falta de poder. En la muleta tuvo cierta dulzura y Lorenzo, sintiéndose a gusto y relajado con su oponente, pegó algunos muletazos muy suaves por la diestra, aún así, la falta de pujanza del toro limitó la transmisión de su obra. Es una lástima que escuchó un aviso, si no fuera así le hubieron dado la oreja del toro. El quinto tuvo buen galope de salida pero pegaba muchos derrotes en los primeros pases de la faena. Fue entonces cuando Lorenzo demostró su gran capacidad como matador, usando su mano baja y templada para ir convenciendo el toro para ir regalando buenas arrancadas. Esta fue una faena de poso, suavidad y temple, sobre todo por la diestra que era el pitón más bueno del toro. Finalizó la obra con luquecinas sin estoque. Metió una estocada entera y el toro cayó patas arriba sin puntilla. Dos orejas. 

Jesus Enrique Colombo salió mostrando sus ganas desde el inicio. Se puso de rodillas para recibir al tercero de la tarde con dos largas cambiadas de rodillas y toreó con facilidad a la verónica. Adornó el segundo tercio con un quite por chicuelinas que remató con la revolera y aprovechó el segundo tercio para lucirse con las banderillas, colocando habilidosamente los tres pares. Brindó al respetable y comenzó pasando el toro por alto. Dibujó una buena faena de ligazón con pases largos por ambos pitones, aprovechando la calidad de su enemigo. Terminó la faena con más ayudados por alto pero tuvo que entrar cinco veces antes de meter el estoque. Salió con las mismas ganas para recibir al sexto con verónicas de pies juntos y otro quite para adornar el tercio de varas, tan rápida y despreciada actualmente.  Volvió a poner las banderillas, destacando esta vez con un par al violín con un sombrero en la mano. Recibió al toro en los medios con quietud pero el animal no terminó de romperse en el último tercio. Aun así, Colombo estuvo valiente y exigió al toro para sacar todo lo que tenía en una declaración de intenciones. Terminó con manoletinas y una estocada que dejó en sus manos el doble trofeo. 



Curro Díaz. 



Álvaro Lorenzo. 





Jesus Enrique Colombo. 

Imágenes de CMM. 

viernes, 13 de julio de 2018

Premiar la bravura



Es bien sabido que el mundo taurino es un mundo muy polémico, sin embargo, las polémicas no solo surgen alrededor del mundo del toro, sino que también se generan con frecuencia dentro de este: cómo se define con exactitud cargar la suerte, sé debe adelantar la pierna de salida, mantenerla en su sitio o retrasarla, qué es el temple, cuántas varas debería de haber tomado este toro o sí tal o cual torero merecía esta oreja en tal o cual festejo, son solo algunos de los temas que protagonizan debates apasionados en las tertulias y reuniones de aficionados y profesionales taurinos. De hecho, la pasada feria de San Isidro ha levantado -como es habitual- algunas polémicas entre la gente del toro.

Algunos de los toros lidiados durante el ciclo madrileño han recibido de forma controvertida el premio de la vuelta al ruedo mientras que los matadores que los han estoqueado se han marchado de vacío. Lo cual ha producido una sensación de indignación entre muchos profesionales y algunos grupos de aficionados. Pero esto levanta la cuestión de sí se debe o no premiar a aquellos animales que se arrastran con las dos orejas puestas. Pues yo creo que si se debe, claro que sí.

Aun teniendo en cuenta lo polémico que puede ser el mundo taurino, si hay una cosa que pone a todos de acuerdo: el toro bravo es el eje de la Tauromaquia. Cuando el toro de lidia es bravo, realmente bravo, todo el público se emociona y disfruta del espectáculo que está viendo y el toreo, en todas sus expresiones, se puede realizar en su forma más pura y maravillosa. Todas las modalidades del arte del toreo están basadas -en su forma más pura-  en que hay delante un toro bravo. Por lo tanto, si seguimos esta lógica, la bravura se debe de reconocer cuando lo vemos en el ruedo.

Los aficionados, teniendo siempre en cuenta las características individuales del origen genealógico de cada animal, han de saber identificar estos animales que manifiestan un carácter verdaderamente bravo. Claro, esta bravura puede ir acompañado con otras características según el encaste, ganadería o características individuales de la res. A veces puede estar acompañado con nobleza, clase y suavidad que permiten al torero lucirse artísticamente con el animal, o puede estar acompañado con más   casta, fiereza o genio que exigen al torero administrar una lidia basada en la precisión técnica y conocimientos sobre el toro y las suertes, dejando a un lado la belleza plástica.  Pero la bravura siempre tiene que ser identificada y reconocida.

Si esto no se hace, los pilares fundamentales de la Tauromaquia se caen; el ganadero no recibirá ningún tipo de reconocimiento por su buen labor y, de tal forma, no se difundirá la bravura en su máxima plenitud, y -quizás lo peor-, el gran respeto y la admiración por el toro bravo, que siempre hemos revindicado los taurinos, parecerá una mentira, sobre todo para aquellas personas que viven ajenas a la cultura taurina. Por lo tanto, los taurinos han de saber evaluar la bravura del toro casi de forma independiente a la actuación del toreo que esta delante, aunque bien es verdad que el trato que recibe el toro en la plaza puede ser decisivo para que el animal demuestra lo que realmente tenga dentro.

Pero no creo yo que esto es un problema de saber o no evaluar la bravura, sino que algunos sienten indignación por el hecho de que, además de no premiar el torero que ha arriesgado su vida con entrega absoluta, parece despreciar aún más su actuación cuando el presidente concede dicho premio al toro. Pero no creo que la solución de este problema está en quitar el premio al toro -aunque si reconozco que el palco de Madrid parece tener un criterio muy peculiar a la hora de conceder las vueltas al ruedo para los toros- sino que tenemos que revisar los premios que concedemos durante las corridas y nuestra actitud hacia estos.

Está muy claro que, siendo la plaza más seria del mundo, el criterio y la exigencia de la Plaza de Toros de Las Ventas nunca permitirá a un torero cortar la oreja a un toro si no remata bien su obra con el esoque. Pero tampoco es necesario hacerlo. En otras épocas una vuelta al ruedo en la plaza de Madrid bastaba para hacer eco en los medios de comunicación y generar expectación entre los aficionados, no obstante, en el mundo tan materialista en que vivimos este premio ya no vale para tanto, y si el torero no pasea una oreja por la plaza, su actuación tiene poca repercusión. Porr lo importante que pueda haber sido es necesario que el presidente saca este pañuelo blanco y conceda un apéndice de la res.

Por lo tanto, parece ser necesario hacer posible que el presidente pueda conceder la vuelta al ruedo de manera oficial para que aquellos toreros que no han podido cortar un premio, a pesar de realizar una lidia o faena destacada, no se quedan sir ver reconocido su esfuerzo. Quizás hace falta un nuevo pañuelo para que, además de las orejas, volvamos a poner en valor las vueltas al ruedo como un premio legítimo que reconoce una actuación meritoria. ¿Qué parece una tontería? A lo mejor sí, pero la única tontería que veo yo es decir que no debemos de reconocer la bravura de un toro simplemente porque el diestro que lo haya toreado pinchó en hueso a la hora de entrar a matar o porque no fue capaz de sacar todo lo que tenía el animal. Esta es la verdadera tontería.


Lo que tenemos aquí es un mal entendimiento entre diferentes personas del estamento taurino. No creo que ningún presidente ha querido despreciar la actuación de ningún torero al conceder la vuelta al ruedo a la res y dejar el matador sin premio ninguno. Lo que pasa es que no ha podido premiar al torero -por el hecho de que no ha matado bien- y ha visto la necesidad (una necesidad incuestionable) de poner en valor la bravura del toro que ha demostrado su casta, fiereza, entrega, duración y poder a lo largo de la lidia. Si el torero sale de la plaza sin oreja, ¡pues así es la vida! Pero no tiene sentido castigar al toro Y EL GANADERO por culpa de circunstancias que están fuera de los manos del toro, del torero y del hombre que lo ha criado.

miércoles, 11 de julio de 2018

mañana, ¿para las turistas?

He disfrutado de grandes faenas tanto en las clases prácticas como en las novilladas picadas, y es un privilegio poder seguir la carrera de un torero desde sus primeros pasos  hasta que triunfan como matadores de toros. 

Todavía me acuerdo de la primera vez que visité la ciudad de Madrid para ver la Corrida Goyesca del 2 de mayo. Como es habitual en esta fecha el cartel era una terna modesta de toreros madrileños y no pasó nada realmente grande ese día. Aun así, durante las ultimas semanas he visto algunas novilladas sin picadores de forma consecutiva y me vino a la memoria una anécdota de aquella visita a la capital española que me parece conveniente mencionar aquí.

Iba paseando por una de las calles infinitas junto a mi padre, hacia ya de noche y el aire fresco de la primavera madrileña ya había enfriado mucho. Vimos en una esquina un bar lleno de jamones y una infinidad de botellas de vino tinto donde decidimos parar para tomar algo antes de retirarnos al hotel con el resto de la familia. Pasó un rato y comenzamos a hablar con un señor que estaba ahí tomando algo después de terminar una larga jornada.

Parecía un trabajador o negociante típico de cualquier capital del mundo: iba bien vestido con un traje limpio y bien encajado, con maletín y en buena forma física, aunque con una barriga que evidenciaba que la recompensa económica de su oficio estaba bien aprovechado. No me acuerdo detalladamente de nuestra conversación, simplemente recuerdo que hablemos un poco sobre la cuidad y le conté que éramos ingleses y que estábamos ahí para ver la goyesca.

Lo que si recuerdo vívidamente es que, en mi afán de ver cuántos festejos pudiera mientras que estuvimos ahí, sugerí a mi padre que no seria mala idea ir a la novillada del día antes de la Goyesca. Al mencionar a este señor el festejo del día antes respondió, “mañana, para las turistas”. No sabia entonces como responder a este comentario, ni lo se ahora. ¿Qué es para las turistas? ¿el futuro de la  Tauromaquia es para las turistas? ¿estos jóvenes chavales que dedican su vida a conseguir un sueño son para las turistas?

No creo que este buen señor hubiera considerado a si mismo como buen aficionado, ni mucho menos. Me parece simplemente que había visto algún que otro festejo y, como muchas personas de todas las ciudades españoleas, seguía de vez en cuando las noticias de las grandes ferias. Seguramente es por eso que hizo este comentario que tanto me hizo pensar. Incluso ahora, siete u ocho años después de escucharlo.

Al final no vi esta novillada del 1 de mayo, aun así, he seguido viendo muchas novilladas desde aquella visita a Madrid, algunos por televisión y otras en la plaza. Y es que cuando uno tiene una afición tan desmedida como la mía, es difícil resistir la tentación de ver cualquier festejo, incluso aquellos que parecen de poca importancia cuando vemos los carteles. Y no voy a mentir a nadie: una corrida de toros, con un torero experimentado de buen concepto y estilo ante un toro de cuatro o cinco años, que ha pasado tanto tiempo en la dehesa desarrollando su propia personalidad y carácter, me emociona generalmente mucho mas que una clase práctica con animales tan pequeños e -al parecer- inofensivos.

No obstante, ver una novillada tiene sus frutos. La ultima de ellos para mi ha sido poder ver al novillero albaceteño Fran de Vane. Estuve en la plaza de toros de Albacete viendo una novillada sin caballos en la que habían pasado algunas cosas muy buenas y otras cosas menos buenas cuando, ante el ultimo novillo de la tarde, salió un novillero bien vestido y que andaba como torero, midió las distancias, echaba bien la muleta a la cara de su oponente y lo llevaba toreado con largura y profundidad. realizó una buena faena para la que fue premiado con una oreja del novillo.

Después de aquella tarde  he ido viendo como sus buenas formas le van dejando paso en el mundo del toro y poco a poco le voy viendo en más carteles, incluso he podido poder seguirle por televisión. En las oportunidades que ha tenido Fran de Vane ha demostrado que tiene todo lo que uno necesita para llegar a ser un gran torero y, como aficionado, es muy bonito saber que cuando aparece su nombre en los carteles de grandes ferias y las plazas se llenan para verle tu ya has estado siguiéndole desde el principio y has tenido el privilegio de ver en primer persona su evolución y el forjamiento de su carrera. Aunque soy un aficionado bastante joven ya lo he podido hacer y la verdad es que es una sensación muy bonita.

A esto hay que sumar la obvia necesidad de apoyar las novilladas. Desde que empezó la crisis son muchas las empresas que han abandonado el mundo del toro, y entre los que han quedado hay muchos que ya no se atreven a organizar festejos de promoción por su poca rentabilidad. Por lo tanto, cualquier aficionado o seguidor de algún novillero que va a la taquilla y compra una entrada ha de sentir satisfacción por estar apoyando el futuro del toreo. Porque si la gente desprecia estos festejos y deciden no asistir a ellos, ¿Dónde van a prepararse los nuevos valores del toreo? ¿Dónde vamos a ver las nuevas figuras del toreo y darles paso en las ferias? ¿Dónde van a lidiar los encastes minoritarios que no cogen el peso exigido en las corridas de toros?

Las novilladas no solo enriquecen la programación taurina de una feria o temporada, sino que son un pilar fundamental para el toreo. No seria posible sostener la cultura taurina sin novilladas. Por eso tienen que asistir los buenos aficionados a las novilladas; para ver las nuevas promesas del toreo, los cuales llegaran a ser grandes figuras, que actuaran en las grandes plazas con los tendidos llenos de aficionados y espectadores, ante cámaras de televisión y con un toro grande y bien hecho (que es lo que tienen que ver las turistas cuando van por primera vez a los toros). Entiendo que las empresas también tienen la responsabilidad de echarlo un poco de creatividad y organizar eventos que atraen mas personas, pero no cabe duda de que, si alguien se considera buen aficionado al arte de torear, debe hacer el esfuerzo de asistir a laguna novillada de vez en cuando.

Seguramente en algún parque o plaza de pueblo de la península ibérica el próximo Joselito, Belmonte, Manolete, Cordobés, Curro Romero o José Tomas esta pegando sus primeros lances al aire libre. ¿Quiénes serán los primeros en adivinar las grandes aptitudes de este chic@ y apoyarle en su lucha por lograr cumplir este sueno casi imposible de ser figura del toreo?...

miércoles, 4 de julio de 2018

Destino la Glorieta


Tentadero de selección de los alumnos que participaran en el certamen `Destino la Glorieta`.

Desde hace poco fue presentado en el Museo Taurino de Salamanca el nuevo certamen `Destino la Glorieta`. Se trata de un ciclo de novilladas sin picadores en la que competirán alumnos de las escuelas taurinas de España y de otros países del orbe taurino. Los ganadores del certamen recibirán un puesto en la feria taurina de Salamanca en septiembre y todas las novilladas serán retransmitidas por la 8 de Salamanca, mostrando de tal forma el gran compromiso que tiene este canal de televisión publica con la Tauromaquia.

La primera de las novilladas será este jueves, 5 de julio y, al igual que todos los festejos, se celebrará en horario nocturno, comenzando a las 22:00. Estos primeros festejos se celebrarán en Salamanca y luego se anunciarán más en otras plazas de la provincia. Los alumnos seleccionados para estos festejos se eligieron en un tentadero, la cual fue retransmitido en un programa de la 8 de Salamanca (ver video de arriba) para dar a conocer los primeros participantes. Entre estos hay alumnos de escuelas de toda la geografía española y también de México, incluyendo algunos chicos que ya van cogiendo popularidad entre los aficionados de sus propias localidades.

Las novilladas de este certamen suponen una gran oportunidad para los novilleros, que actuaran ante las cámaras de televisión en novilladas nocturnas y con la posibilidad de ganar un sitio en la feria de Salamanca. La entrada a estas clases prácticas será gratuita para el público y, además de esto, los aficionados tienen la posibilidad de seguir cada festejo en directo por la televisión salmantina y en la web de la 8 de Salamanca se puede seguir en directo cada festejo desde cualquier parte del mundo.

`Destino la Glorieta es una gran apuesta por el futuro del toreo por parte de la televisión salmantina como por todas las organizaciones que han colaborado con la creación y difusión del ciclo. No cabe duda de que merece el apoyo de todas aquellas personas que se interesan por el toreo.

Estos son los carteles del mes de julio: 
Image result for carteles destino la glorieta

domingo, 1 de julio de 2018

Burgos 01/07/2018



Emilio de Justo salió por la puerta grande de la plaza de toros de Burgos después de cortar tres orejas a los Victorinos que le tocó en suerte. No fue una corrida para el lucimiento, ni mucho menos, fueron toros de mucho peligro, que cortaron las distancias y eran muy orientados. No obstante, de Justo aprovechó de su valor, entrega y disposición para sacar todo lo que podía de sus enemigos, sacando todo lo que podía de las 'alimañas' Cárdenas. También estuvieron dignos Paco Ureña y José Ignacio Ramos -que volvió a los ruedos por un solo día para actuar ante su pueblo. 

La reaparición de José Ignacio Sánchez volvió a torear en su ciudad, teniendo además el gran mérito de haberlo hecho con los toros de Victorino Martin. Estuvo muy digno con los dos toros, demostrando su oficio y sabiduría ante reses complicados que no proporcionaron el triunfo. El primer toro se frenó de salida en el capote e hizo cosas parecidas en la muleta, recortando los viajes y buscando los pies del torero. El diestro de Burgos realizó una faena seria, dejando la muleta en la cara y pasando el toro con seguridad en series cortas que sirvieron para demostrar su control de la situación. Remató con el descabello. Brindó al público el cuarto toro al que dibujó otra faena de mando y oficio. Pese a que el toro nunca iba metido, Ramos supo controlar bien las distancias y las alturas, midiendo mucho las series como antes. Cortó un apéndice. 

A Paco Ureña le tocó el peor lote de un encierro que, en líneas generales, ofreció pocas oportunidades. Comenzó toreando con temple y mando a la verónica, incluso ganando terreno a su oponente, incluso pudo lucirse en un quite por delantales con el toro que embestía con humillación. En el último tercio de la lidia acortaba mucha las distancias y estaba orientado. Ante el quinto salió con muchas ganas, más de lo que merecía el toro. Hubo algunos pases en los que dejó su sello personal pero la condición del toro no le permitió ligar una faena que conecta con los tendidos. Mató bien y recibió ligera petición de oreja que se quedó en una calorosa ovación. 

Emilio de Justo realizó lo más destacado de la tarde, cortando tres orejas que le permitieron salir a hombros. Empezó con ganas en el recibo a la verónica y se lució en un quite muy ajustado. Después de brindar a José Ignacio Ramos inició la faena pasando el toro por bajo. Este animal tuvo más recorrido que sus hermanos, lo cual fue aprovechado por Emilio que echó los vuelos de la muleta debajo del hocico y lo llevó toreado con la figura erguida, templado y por bajo. Hubo series por los dos pitones en las que exhibió valor y mando. Mató bien y cortó una oreja. La faena del sexto se basó en ir dominándolo poco a poco. Fue un toro que no iba metido y llevaba la cara muy alta hasta la última tanda cuando de Justo enseño el mérito de su obra con una buena serie por la diestra. Entró a matar o morir y, tras recibir una cornada, fue premiado con el doble trofeo. 



José Ignacio Ramos. 




Paco Ureña. 




Emilio de Justo. 

sábado, 16 de junio de 2018

Albacete 16/06/2018




Como ya ocurre todos los años a mitad del mes de julio, los aficionados de Albacete han acudido a la cita de la corrida de ASPRONA. Este festejo, que ya es una de las clásicas del calendario taurino albaceteño, sirve para recaudar fondos para ASPRONA, un ONG que ofrece apoyo a las personas con discapacidades intelectuales y de desarrollo. Para esta edición, Cayetano y López Simón lidiaron cuatro reses, con muchos kilos pero poca bravura, de la ganadería local de Las Ramblas, y el rejoneador navarro, Pablo Hermoso de Mendoza se enfrentó a dos toros de Fermín Bohórquez. Desgraciadamente, la escasa bravura de los toros ha impedido el triunfo de la terna, aun así, tanto Cayetano como López Simón recibieron una oreja cada uno por aprovechar los dos toros más potables del encierro mientras que Hermoso de Mendoza fue aplaudido por su esfuerzo y por mostrar el buen momento que atraviesa su cuadra. Se cubrieron dos tercios del aforo y el publico se mostro agradecido y cariñoso con los toreros en una tarde de buena clima y ambiente alegre.

Le tocó al rejoneador navarro abrir cartel. Pablo inicio su obra al primero de la tarde parando la res con mucho temple y apretándose mucho. Pese a que su oponente faltaba casta, el navarro ejecutó con pureza las suertes, mostrando su interpretación pura y clásica del arte del toreo a caballo. El publico estuvo muy a su favor y aplaudió con entusiasmo todo lo que hacía. remató con las banderillas cortas una buena actuación que a hubiera sido premiado su no hubiera tenido que descabellarla toro. saludó desde el tercio. El cuarto fue otro ejemplar de Bohórquez con poca casta que también estaba justo de fuerza. Colocados los rejones de castigo el animal ya se agarró al piso y el navarro tuvo que aprovecharse de la buena doma de su cuadra para lucirse ante el toro. destacó sobre caballos como Dalí y Disparata antes de fallar repetidamente con el rejón de muerte.

Cayetano Rivera mostró su solidaridad volviendo una vez mas a la corrida benéfica de ASPRONA y realizando la mejor obra de la tarde ante el segundo bis. Fue la faena mas completa ante un toro que mostró su mansedumbre en los primeros tercios pero que sirvió para la muleta. Se fue a los medios para dedicar la obra al público albaceteño y se puso a torear por doblones al toro, dejando para el recuerdo también unas trincheras con sabor y torería, marca de la casa Ordoñez. Comenzó pasando el toro por la izquierda, sacando muletazos importantes con la figura encajadas y adelantando la pierna. Se le vio relajado y seguro de si mismo en una faena con buen toreo por ambos pitones, pero tampoco faltaron adornos y remates de mucha torería que dieron personalidad a la obra. Falló en el primer intento de matar, pero después de hundir el acero en el segundo intento el público le pidió con entusiasmo el trofeo que fue concedido por el presidente. brindó el quinto a la asociación ASPRONA, sin embargo, este toro fue un manso de libro en todos los tercios que dolió en varas y no quiso ni ver la muleta.

López Simón también recibió la oreja del tercero de la tarde por una faena notable a otro ejemplar manso pero que valió en el ultimo tercio. De salida fue un animal suelto y enterándose de todo, lo tuvo que parar el banderillero ante las protestas del público. El madrileño lo brindó al publico y aprovechó la nobleza que mostró el toro en el ultimo tercio para dibujar una buena faena en que pudo torear con trazo largo y mucho temple, corriendo la mano baja, con temple y girando los talones entre muletazo y muletazo. No era lo mismo el toro con la zurda, aun así, estuvo mucho tiempo ante el toro, sacando todo lo que tenia el animal, con buenos remates y pases del desdén al final de la faena. Pese a que tuvo que coger el descabello el público le pidió el trofeo que fue concedido. El sexto fue otro manso que no tuvo ni nobleza ni entrega en la muleta. López Simón le pegó algún pase bueno con la derecha, pero no pudo ligar ningún serie y acertó yendo por la espada sin estar mucho tiempo delante.






Pablo Hermoso de Mendoza 




Cayetano




Alberto Lopez Simon


lunes, 11 de junio de 2018

San Fermín 2018

                             
                                                           Calle Estafeta 

La semana pasada fueron publicadas las combinaciones oficiales de los festejos taurinos de la feria de San Fermín 2018, los cuales incluyen algún que otra sorpresa, además de detalles buenas y malas para el aficionado. Entre los acontecimientos más destacados están la despedida de Juan José Padilla de una de sus plazas más importantes y la vuelta a los ruedos de Pepin Liria. Cabe destacar la ausencia de varias figuras y toreros que actualmente despiertan mucho interés en todas las plazas del mundo, entre estas esta Alvero Lorenzo, uno de los toreros triunfadores de la temporada 2018 de Madrid. 

Como ya se ha dicho antes la feria de San Fermín tiene varios carteles de mucho interés para el aficionado, entre las cuales está la corrida del día 12 de julio en que Pepin Liria volverá a vestirse de luces, 10 años después de su despedida de los ruedos. Y hablando de despedidas, resulta que el día después de la reaparición de Pepin Liria, el diestro Jerezano, Juan José Padilla, dirá su adiós a la plaza de toros Monumental de Pamplona. Este cartel será uno de los más importantes de la feria, ya que Padilla ha sido uno de los toreros más queridos de esta ciudad. 

También están anunciados figuras como El Juli, Miguel Ángel Perera, Cayetano, Roca Rey, López Simón Antonio Ferera, Ginés Marín y Paco Ureña, los cuales añaden mucho interés al abono de los Sanfermines 2018. No obstante, también hay que destacar la ausencia de algunas de las figuras más importantes de la actualidad que, por alguna razón u otra, no han acudido a la gran cita que es la Feria del Toro de Pamplona. 

En cuanto a los hierros anunciados, podemos calificar el elenco ganadero como 'clásico'; Miura, Jandilla, Fuente Ymbro, Puerto de San Lorenzo o José Escolar son algunos de los hierros que llevarán los toros que van a correr por las calles del capital de Navarra. 

Estos son los carteles oficiales: 

5 de Julio: novillos de Ganaderia de Pincha para Alfonso Cadaval, Toñete y Francisco de Manuel. 

6 de julio: toros de El Capea para Pablo Hermoso de Mendoza, Leonardo Hernández y Roberto Armendáriz. 

7 de julio: toros de Puerto de San Lorenzo para Paco Ureña, Román y José Garrido. 

8 de julio: toros de José Escolar para Javier Castaño, Emilio de Justo y Gonzalo Caballero. 

9 de julio: toros de Cebada Gago para Octavio Chacón, Luis Bolívar y Juan del Alamo. 

10 de julio: toros de Fuente Ymbro para Sebastian Castella, Miguel Ángel Perera y López Simón. 

11 de julio: toros de Nuñez del Cuvillo para Antonio Ferrera, Roca Rey y Ginés Marín. 

12 de julio: toros de Garcigrande/Domingo Hernández para Pepin Liria, El Juli y Ginés Marín. 

13 de julio: toros de Jandilla para Juan José Padilla, Cayetano y Roca Rey. 

14 de julio: toros de Miura para Rafaelillo, Rubén Pinar y Pepe Moral.